image

Adquirir un vehículo eléctrico, una decisión que mejora el mundo

La novedosa presencia en las calles de los vehículos eléctricos, que no producen gases de efecto invernadero y son silenciosos, ha recibido el apoyo de los organismos internacionales en materia ambiental.

Mitos Y Realidades de Los Vehículos Eléctricos

La irrupción comercial de los vehículos eléctricos tiene a su favor el apoyo cada vez más extendido a la protección del ambiente.

 

Tiempo de lectura: 5 min 20 seg

Hombre conectando un vehículo eléctrico en la estación

La creciente adopción de los vehículos eléctricos avanza como una revolución silenciosa. Este medio de automoción, que no produce directamente gases de efecto invernadero y que sintoniza con el objetivo de proteger el planeta, cuenta con el respaldo de los organismos internacionales en materia ambiental y de la mayoría de los gobiernos del mundo, que fomentan su adquisición y su uso.


La incursión del vehículo eléctrico parece irreversible. Tanto que en 2014 se inauguró el campeonato mundial de Fórmula E, una competencia de vehículos eléctricos con un calendario anual similar al de la Fórmula 1. La Fórmula E fue la respuesta a uno de los mitos generalizados sobre los vehículos eléctricos: sus supuestas limitaciones para alcanzar altas velocidades.


Baterías, el desafío


El mayor desafío de los vehículos eléctricos es su autonomía y contar con baterías que la garanticen y que se puedan cargar rápidamente. Es este un reto que se está enfrentando en los laboratorios, para que no sea un factor determinante en los costos y el mercadeo de estos vehículos.


Hoy es unánime el convencimiento de que el avance tecnológico va a aumentar la capacidad de las baterías y a reducir sus costos. Así lo informó la agencia de noticias Bloomberg en un informe del 2019 cuando indicó que el precio del kilovatio hora de las baterías bajó casi 12% en ese año.


En el mismo informe, Bloomberg muestra algunas cifras: "Las ventas de vehículos eléctricos para pasajeros aumentaron de 450.000 en 2015 a 2,1 millones en 2019. Seguirán aumentando a medida que disminuyan los precios de las baterías, mejora la densidad de la energía, se construye más infraestructura de carga y las ventas se extienden a nuevos mercados".


Efectivamente, los pronósticos indican que a pesar de la pandemia ―que ha causado una desaceleración de las ventas de automóviles de todos los tipos a escala mundial―, para la automoción 100% eléctrica se avizora un horizonte inmediato de rápido y continuado crecimiento hasta 2030. Una de las claves del aumento en la demanda son las baterías Li-ion, que poseen mayor capacidad de almacenamiento de energía. Desarrolladas en Asia, los fabricantes de vehículos europeos y estadounidenses ya las están adoptando.

  • Vehículo eléctrico conectado y cargando.

Las electrolineras

Simultáneamente, las tradicionales estaciones de servicio de gasolina comienzan a ofrecer carga eléctrica, con lo cual se vence una barrera más en la evolución de este sistema de automoción.

Un ejemplo de ello fue la inauguración por parte de la compañía Terpel, en Colombia, de su primer punto de servicio de carga eléctrica. El objetivo de la empresa era cerrar 2020 con 30 puntos de carga para vehículos eléctricos, distribuidos en todo el país.

De 2018 a 2019 la compra de vehículos eléctricos en Colombia pasó de 242 a 710 unidades, un crecimiento de 193,5%. La cantidad de vehículos híbridos enchufables (PHEV, por sus siglas en inglés) aumentó 69,1%, al pasar de 194 a 328, de acuerdo con la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible, Andemos.

Colombia lidera hoy el mercado de vehículos 100% eléctricos particulares entre los países latinoamericanos, con cerca de 1.700 unidades en circulación, por encima de México, Chile y Ecuador. Dos de los modelos más vendidos en el mercado colombiano son de la firma Renault: el Twizy, que ocupa el primer lugar de preferencia entre los vehículos eléctricos, y la Kangoo, en el tercer lugar.

Al mismo tiempo, el gobierno colombiano anunció en 2019 la Estrategia de Movilidad Eléctrica, un plan para tener 600.000 vehículos eléctricos en el país para 2030. La estrategia incluye beneficios para los usuarios, como reducción en el impuesto de compra, disminución del valor de la revisión técnico-mecánica, descuentos en las primas del Seguro Obligatorio de Accidente de Tránsito (Soat) y anulación de las restricciones a la circulación, como el Pico y Placa y el día sin carro.

  • Hombre cargando cajas a su vehículo Renault KANGOO

Y llegó la pandemia

En 2019, las ventas anuales mundiales de vehículos eléctricos de batería y vehículos eléctricos híbridos enchufables superaron los dos millones de unidades. Y aunque la industria ha sido estremecida por la covid-19, el crecimiento de este segmento se avizora potente a corto y mediano plazo.
En efecto, en su informe "Electric vehicles: Setting a course for 2030" , la firma Deloitte presentó un pronóstico muy favorable para las ventas de vehículos eléctricos en la próxima década.

La empresa consultora estima una tasa de crecimiento anual de las ventas de estos vehículos del 29% para los próximos diez años, que pasará de 2,5 millones de unidades en 2020 a 11,2 millones en 2025 y luego a 31,1 millones en 2030.

En este último año las ventas de vehículos eléctricos representarán aproximadamente 32% por ciento de las ventas totales de automóviles nuevos. Los vehículos eléctricos seguirán teniendo una trayectoria positiva después de que se supere la covid-19, y bien pueden terminar representando una gran participación del mercado de vehículos.

Deloitte espera que para 2030 China posea 49% del mercado mundial de vehículos eléctricos, Europa 27% y Estados Unidos 14%.

Barreras superables

 

Para los próximos años se espera que se derriben más barreras para que la revolución silenciosa de los vehículos eléctricos sea completa. Hasta ahora se han cumplido estas metas:


- Autonomía de conducción de los vehículos eléctricos comparable a la de los vehículos de combustión interna (ICE).
- Paridad de precio con los vehículos ICE, si se incluyen los subsidios y los beneficios gubernamentales aplicados en varios países.
- Aumento de la variedad de modelos (de lujo, furgonetas, camiones, camiones, autobuses, etc.).
- Imposición de prohibiciones o de impuestos a los vehículos de motores de combustión más antiguos. Por ejemplo, en 2019 los gobiernos municipales de Madrid, Ciudad de México, Roma, Seattle, Amsterdam, Bruselas y Barcelona tomaron medidas para reducir el número de vehículos ICE en las vías.
- Marcos legales para promover la movilidad sostenible y reducir las emisiones contaminantes al aire, como el que desde 2019 viene formulando el gobierno de Colombia.

 

5 puntos importantes

 

1. Las ventas de vehículos eléctricos serán indetenibles a medida que las personas los vean más en las calles y las carreteras, y a sus amigos, vecinos o familiares usando este modelo amigable con el ambiente.
2. El mayor desafío de los vehículos eléctricos es su autonomía, además de contar con baterías que la garanticen y se puedan cargar rápidamente, un reto que se está resolviendo en los laboratorios.
3. A pesar de la pandemia, se avizora un rápido y continuado crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos hasta 2030.
4. En 2019, las ventas anuales combinadas de vehículos eléctricos de batería y vehículos eléctricos híbridos enchufables superaron los dos millones de unidades.
5. Se espera que se derriben más barreras para que la revolución silenciosa de los vehículos eléctricos sea completa.

 

Este sitio web usa cookies para personalizar el contenido, adaptar, evaluar los anuncios y ofrecer una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas el uso de cookies.
Consulta la política de cookies aquí