image

Cambiarte a un vehículo eléctrico depende de tu estilo de vida.

Si piensas comprar un vehículo eléctrico debes evaluar tu comportamiento como conductor, los desplazamientos que realizas y tus posibilidades de recargar con facilidad la batería. También debes sopesar los costos y los beneficios económicos de su adquisición.

Vehículo eléctrico: qué considerar antes de adquirirlo

La conveniencia de un vehículo eléctrico depende del uso que desees darle, de tu estilo de vida, tu disposición a adquirir nuevos hábitos y tu compromiso ambiental.

 

Tiempo de lectura: 2:30 minutos

Pensando en comprar vehículo eléctrico 01

Comprar un vehículo eléctrico implica cambios para el conductor: modificará su forma de manejar y de planificar sus viajes; incluso estará más atento de sus desplazamientos diarios.

 

En general, los vehículos eléctricos producen menos emisiones de dióxido de carbono (CO2) y son más eficientes, tienen menores costos de operación y mantenimiento, son silenciosos cuando se los conduce y su precio de compra suele ser superior a los vehículos promedio, señala la revista estadounidense Consumer Reports .

 

Las ventajas y las desventajas de este tipo de vehículos dependen de tu estilo de vida y de variables como la distancia hasta tu trabajo. ¿Cómo saber si un vehículo eléctrico es adecuado para ti? Toma en cuenta los siguientes aspectos:
 

  • Pensando en comprar vehículo eléctrico 02

1. Haces más trayectos cortos que largos

Lo primero es saber si tus trayectos habituales son cortos o largos, y compararlos con la autonomía del vehículo (cuánta distancia puede recorrer sin recargar la batería).


Hay vehículos que ofrecen entre 100 y 500 kilómetros de autonomía, señala el diario El Mundo , suficiente para el promedio de los trayectos urbanos diarios. Pero son muy pocos kilómetros si pensamos en viajes largos, a menos que cuentes con estaciones de recarga en el camino. En ese sentido, es importante que tengas en cuenta el tiempo de recargar la batería y la ubicación de las estaciones de carga.

 

Adicionalmente, la vida útil de la batería es diferente al tiempo de garantía y depende de la cantidad de cargas que se le dé al vehículo, la instalación de accesorios, la utilización de un cargador homologado, entre otros. En general, la vida de la batería puede estar entre los siete y los diez años, según las condiciones de uso. Luego, irá perdiendo pequeños porcentajes de autonomía. El tiempo de garantía es de 5 años o 100.000 kilómetros, lo primero que ocurra.
 

  • Pensando en comprar vehículo eléctrico 03

2. Puedes tener una estación de recarga en casa

¿Cómo y cuándo recargar la batería? Es la pregunta común de quienes evalúan comprar un vehículo eléctrico. La recomendación general es instalar un punto de carga en la casa.

 

El cargador de batería más común es de 240 voltios y 30 amperios, que puede tardar entre 9 a 13 horas para cargar completamente una batería, aunque tal tiempo depende del tamaño de la batería, la velocidad de carga y el amperaje del circuito, afirma Consumer Reports. Generalmente los vehículos se cargan durante las noches. Si no sobrepasas la autonomía con tus trayectos diarios, no será necesario llenarlo tan a menudo hasta la máxima carga.

 

Si no tienes tu propio punto de carga dependerás de las estaciones que existan en tu ciudad, cuyo servicio puede ser más costoso.

 

3. Estás dispuesto a pagar más por su compra

 

Los vehículos eléctricos suelen ser más caros que los convencionales, aunque a largo plazo pueden resultar más rentables.

 

De acuerdo con una guía sobre vehículos eléctricos realizada por el portal RAC Drive , si estás dispuesto a correr con el gasto podrás ahorrar en:

 

● Costos de recarga de energía por año, en comparación con lo que tendrías que gastar en combustible.

● Mantenimiento: se trata de vehículos con motores sin tantos componentes mecánicos, por lo que no deberás preocuparte por la caja de cambios, los filtros, las correas ni los lubricantes.

● Pago de impuestos, peajes o estacionamientos, gracias a los descuentos e incentivos ofrecidos a los vehículos eléctricos.

  • Pensando en comprar vehículo eléctrico 03

4. Quieres adoptar un nuevo modo de conducir

Los vehículos eléctricos no tienen cajas de cambio y por lo tanto no tendrás que hacer cambios de marcha; su potencia es instantánea y arrancan más rápido. También hacen poco ruido y el motor no emite “rugidos”, a diferencia de los vehículos de combustión. Estas dos características resaltadas por El Heraldo parecen obvias y sencillas, pero implican cambios en la forma y en las sensaciones al conducir.

 

Algunos de los vehículos eléctricos vienen equipados con una tecnología de frenado regenerativo, que convierte al motor en un generador para recargar la batería cuando el vehículo está frenando, explica el portal de reseña y análisis de vehículos Driving.ca . Básicamente su función es enviar energía cinética a la batería cuando se desacelera.

 

Por ejemplo, uno de los principales cambios en el modo de manejar es aplicar la conducción de ‘un solo pedal’, en la que se pisa el acelerador del vehículo para rodar y se deja de pisar para desacelerar de forma segura, haciendo uso de los frenos con moderación.

 

En tu estilo de conducción deberás planear cada vez que quieras detener el vehículo para hacer uso del frenado regenerativo, y bajar la velocidad desacelerando, en lugar de frenar con fuerza.

5. Estás comprometido con el medioambiente

 

Los vehículos eléctricos no producen emisiones contaminantes durante su uso y su huella de carbono es menor en comparación con sus pares no eléctricos. Su completa sostenibilidad ambiental dependerá de la fuente de la electricidad que se utilice, y de la fabricación y producción del vehículo.

 

Además, son más eficientes: 95% de su energía se aprovecha mientras ruedan y no pierden energía en forma de calor o ruido, afirma la compañía de electricidad europea E.ON .

 

Conducir un vehículo que es amigable con el medioambiente es una experiencia digna de aprovechar. Adquiere uno y contribuirás a conservar la naturaleza.

 

En definitiva, antes de comprar un vehículo eléctrico debes verificar que se adapte a tus necesidades de desplazamiento y a tu estilo de vida; también deberás estar dispuesto a cambiar tu forma de conducir.

 

Conclusiones:

 

Tener un vehículo eléctrico implica cambios y retos como propietario. Será una experiencia satisfactoria si se adapta a tu estilo de vida, tus necesidades y tus hábitos.

Este sitio web usa cookies para personalizar el contenido, adaptar, evaluar los anuncios y ofrecer una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas el uso de cookies.
consulta la política de cookies aquí