llantas

ImprimirContáctenos

Para prolongar la vida útil de sus llantas se recomienda tener en cuenta las siguientes operaciones preventivas:


• Realizar alineación en cada revisión de mantenimiento o cuando se intervengan elementos de la suspensión (amortiguadores, rines, tijeras, rótulas de suspensión, etc.) y elementos del sistema de dirección (terminales (bieletas) de dirección, rotulas de dirección etc.)


• Hacer revisar y calibrar la presión de inflado al menos una vez al mes, siguiendo las recomendaciones descritas en el manual del usuario de su vehículo.


• Realizar balanceo en cada revisión de mantenimiento o cuando se alteren las condiciones de los conjuntos llanta/rin. (Pérdida de pesas de balanceo, golpes en los rines, etc.)


• Revisar visualmente la uniformidad del desgaste de las llantas al menos una vez al mes, para diagnosticar problemas puntuales oportunamente.


• En el momento de reparar una llanta por pinchazo o golpe importante, se debe tener en cuenta que la reparación se haga preferiblemente en un sitio especializado en este tipo de reparaciones, de tal manera que la llanta no sea afectada por golpes, ni se utilicen lubricantes para montaje como siliconas, anticongelantes o lubricantes en base mineral, los cuales pueden afectar las propiedades de material de la llanta.

ATENCIÓN:


Los neumáticos forman parte del “Triángulo de Seguridad” junto con frenos y amortiguadores. ¡Son el único punto de contacto entre tu vehículo y la carretera! Debes comprobar frecuentemente el estado de tus neumáticos, desde el desgaste del dibujo pasando por los flancos y banda de rodamiento, hasta la presión principalmente antes de un viaje.